Oración poderosa a San Francisco de Asís

Cuando estemos pasando por momentos difíciles en nuestra vida, debemos buscar ayuda en San Francisco de Asís a través de la oración, ya que es un santo que siempre nos responde a través de sus oraciones milagrosas, trayendo paz y esperanza a nuestras vidas. Para tener una oración más fuerte y poderosa, es aconsejable encender una vela de color marrón, que es el color que representa a San Francisco. Esperamos que San Francisco bendiga sus vidas y la de sus familiares.

Poderosa oración a San Francisco de Asís

Jesucristo Señor nuestro,

que bendijiste a San Francisco,

con las llagas de su pasión,

para que llene nuestros

corazones de amor por Jesús.

 Concédenos,

que por sus méritos y súplicas, 

llevemos siempre la cruz

y nos hagamos

dignos de su penitencia.

Amén

Oración corta a San Francisco de Asís

Esta oración corta, pero muy poderosa, a San Francisco, debemos rezarla para dar las gracias por lo que tenemos, o para pedirle un milagro. Debemos rezarla todos los días, para que San Francisco bendiga nuestras vidas con lo que tanto necesitamos. Al rezar podemos prender una vela de color marrón, para darle más poder y energía a nuestra plegaria.

 San Francisco,

altísimo y glorioso,

ilumina mi corazón de la oscuridad,

haz que tenga fe verdadera,

esperanza, caridad y conocimiento,

para que así pueda profesar

tu verdadero mandato y transmitirlo

a los que están carentes de fe y esperanza.

Amén.

oración poderosa a san francisco de asís

¿Quién es San Francisco de Asís? Conoce su historia

San Francisco de Asís, cuyo nombre verdadero era Giovanni di Pietro Bernardone, nació entre los años 1181 y 1182 en la ciudad de Asís, ubicada en la región de Umbría, Italia.

Hijo de Pietro di Bernardone, comerciante acaudalado del negocio de las telas, y Pica Bourlemont, originaria de Francia. La buena posición económica del padre le permitía a San Francisco vivir sin mayores sacrificios, importándole poco sus estudios y gastando con amigos cuando le apetecía.

Para el año 1202 fue encarcelado durante un año, luego de participar en los conflictos armados entre las ciudades de Asís y Perugia, ya que él formaba parte del ejército papal. Este tiempo en prisión le permitió a San Francisco meditar sobre su propia vida y darse cuenta lo vacía que estaba.

Una vez salió de prisión volvió al ejército. Para el año 1205, cuando se dirigía junto al ejército a una batalla, enfermó, y una noche escuchó una voz que le decía: “¿Por qué servir a hombres cuando puedes servir al Señor?”. Es aquí cuando San Francisco decide abandonar el ejército y volver a Asís, su ciudad natal, y su actitud hace un cambio radical, pasando de ser un joven despreocupado y alegre a una persona callada y pensativa. Comienza un largo periodo de reflexión personal, haciendo autocrítica de cómo había llevado su vida hasta ese momento.

Su primer cambio real ocurre hacia los leprosos, por quienes sentía mucha repugnancia, sin embargo ahora comenzaba a sentir misericordia hacia ellos, auxiliándolos en lo que podía, incluso llegando a convivir con ellos.

Para esa misma época, estando en la capilla de San Damián, escucha una voz que le dice que debe reparar la iglesia porque está en ruinas. San Francisco decide vender algunas mercancías de su padre para conseguir dinero para la reparación, pero su padre se enojó fuertemente al enterarse de lo que había hecho, al punto que lo encadenó en un calabozo hasta que posteriormente su madre pudo soltarlo.

Decidió renunciar a cualquier bien material, cambiando su ropa por una sencilla túnica que le regaló el obispo, y emprende viaje a Gubbio, para trabajar en el hospital de enfermos de lepra. Luego de un tiempo vuelve a Asís, en donde se dedica a mendigar dinero para poder restaurar algunas iglesias en ruinas: Porciúncula (Santa María de los Ángeles), San Damián y San Pedro.

En febrero de 1208, mientras escuchaba el Evangelio durante una misa, sintió una llamada que le indicaba que debía salir al mundo a predicar la palabra del Señor. En ese momento decidió cambiar su misión de reparar los templos por la evangelización. Después de poco tiempo ya tenía once discípulos, quienes ayudaban en la tarea de atender a los enfermos de lepra, además de predicar también el Evangelio, entre otras actividades. Los caracterizaba la vida sencilla, donde la pobreza era aceptada con alegría.

Para el año 1209, San Francisco y sus discípulos logran una audiencia con el papa Inocencio III, para solicitar la aprobación de una nueva Orden. Luego de algunas dudas por parte de las autoridades eclesiásticas, obtienen una aprobación verbal. Hermanos Menores o Frailes Menores se hacen llamar (Primera Orden posteriormente), y el vivir en la pobreza era uno de sus principios, estableciéndose en la capilla de la Porciúncula.

La Orden fue creciendo en número, y esto le permitió expandirse por toda Italia, España y algunas partes de Francia. Para el año 1219 sale a evangelizar hacia oriente: Jerusalén, Chipre, Siria, Egipto, y aunque no logró convertir a los musulmanes, sí logró que muchos cruzados lo siguieran.

Una vez vuelve, se da cuenta que los problemas dentro de la Orden han aumentado, hay fricciones y desacuerdos, incluso había corrido el rumor de su muerte en oriente. Para tratar de recomponer la situación, crea una serie de reglas que son entregadas al papa en 1221 y 1223.

Para el año 1223 la salud de San Francisco era muy precaria, además que sufría de ceguera. En el año 1224 decide aislarse en Monte Alvernia, dedicándose a la oración, y haciendo un ayuno por 40 días. En septiembre de aquel año rezó para obtener dos gracias: el poder sentir la Pasión de Cristo, y el tener una muerte dolorosa, la cual debía ser precedida por una larga enfermedad. Los estigmas aparecieron en su cuerpo, aunque él los escondía porque no se sentía digno de llevarlos.

San Francisco muere el 3 de octubre del año 1226, cuando tenía entre 44 y 45 años. Fue canonizado dos años después, en el año 1228, por el papa Gregorio IX. Sus restos están enterrados en la Basílica de San Francisco en Asís, Italia.

San Francisco con animales

¿Qué significan los distintos elementos de San Francisco de Asis?

A San Francisco de Asis siempre se lo observa en las imágenes rodeado de animales, esto es porque es el patrono de los animales. También en algunas imágenes lleva una carabela, esto simboliza la mortificación por la que él pasó en su vida.

¿Cuándo rezarle a San Francisco de Asís?

A San Francisco se le reza por diferentes motivos, cuando estamos atravesando momentos difíciles en nuestras vidas y no sabemos cómo resolver los problemas, por los animales, por la paz y para obtener sabiduría espiritual.

¿Qué color representa a San Francisco de Asís?

El color que representa a San Francisco es el marrón.

Vela marrón para San Francisco de Asís

¿Cuál es el día de San Francisco de Asís?

El día de San Francisco de Asís es el 4 de octubre de cada año.

Otras oraciones poderosas a San Francisco de Asís

oracion a san francisco de asís por la paz


También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *