Novena a San Cipriano

Muchas personas recurren a San Cipriano en busca de una intercesión en sus vidas, y para eso rezan esta novena a San Cipriano, para lograr encontrar paz mientras consiguen lo que anhelan.

San Cipriano fue un obispo que supo guiar a su rebaño en tiempos difíciles y de persecución, por eso, cuando tenemos una necesidad y nos sentimos agobiados y desorientados, debemos rezar durante nueve días seguidos esta novena, para que nos guíe en tiempos difíciles o desesperados.

Novena a San Cipriano

Día 1

Dios mío,

te doy gracias por

darnos a San Cipriano

como modelo de santidad,

ayúdame a imitar el amor

que mostró por la fe.

San Cipriano,

que después de tu conversión,

fuiste ordenado diácono

de la Iglesia,

y dedicaste tu vida a servirle,

ruega por mí,

para que pueda tener

la misma devoción que tuviste tú,

que pueda dedicar

mi vida a Dios,

te pido también

que me ayudes con:

______________

( decir nuestras intenciones).

San Cipriano guíame

y protégeme siempre.

Amén.

Día 2

Dios mío,

te doy gracias

por darnos a San Cipriano,

ayúdame para poder

imitar su virtud al

elegir regalar su riqueza

a los más necesitados

luego de convertirse en cristiano.

San Cipriano,

que elegiste alejarte del

paganismo y convertirte

a la fe cristiana,

y usaste tu riqueza para

ayudar a los más necesitados

por amor a Dios,

tu caridad desinteresada

por los más necesitados,

te hizo ganar muchos aliados,

mientras tus enemigos

te perseguían,

y aun así mantuviste

tu amor por Dios,

te pido que lleves

mi petición a Dios:

______________

( decir nuestras intenciones).

San Cipriano,

ruega por nosotros.

Amén.

Novena a San Cipriano

Día 3

Dios mío,

te doy gracias

por darnos a San Cipriano,

como ejemplo de santidad,

ayúdame para que

puede imitar la misma

devoción que él mostro hacia ti.

San Cipriano,

que dedicaste tu vida al servicio

de Dios y la Iglesia,

a pesar de la época difícil

que vivía el cristianismo,

ayúdame para mantenerme siempre



dentro de los mandatos de la fe,

en tiempos difíciles,

te suplico que me ayudes con:

______________

( decir nuestras intenciones),

San Cipriano,

no permitas que mi fe decaiga.

Amén.

Día 4

Dios mío,

te doy gracias por

darnos a San Cipriano,

ayúdame a imitar

el amor por ti al

guiar a su rebaño fielmente

en los momentos más difíciles.

San Cipriano,

que evitaste al principio

el martirio para

seguir liderando y ayudando

a los pobres,

por eso te pido que me ayudes

a nunca dudar de mi fe,

sin importar que tan difícil sea

lo que me toque enfrentar.

Amén.

Día 5

Dios mío,

te doy gracias por

darnos a San Cipriano,

por saber llevar a la Iglesia

a una unión sólida y profunda.

San Cipriano,

que fuiste obispo durante

la gran agitación 

dentro de la Iglesia,

y a pesar de todas

las dificultades,

supiste llevar fielmente

a la Iglesia,

te suplico que pueda siempre

servir a la Iglesia 

lo mejor que pueda.

También te pido por:

______________

( decir nuestras intenciones),

no me desampares nunca,

San Cipriano.

Amén.

Día 6

Dios mío,

te doy gracias por

darnos a San Cipriano,

bendíceme con la virtud

que mostró al admitir

nuevamente a los arrepentidos.

San Cipriano,

que supiste perdonar y aceptar

a los apóstoles arrepentidos

recibiéndolos nuevamente en la Iglesia,

ora por mí,

para que pueda ser

más misericordioso y



justo con los pecadores.

Amén.

Día 7

Dios mío,

te doy gracias por

darnos a San Cipriano,

ayúdame para poder imitar la

devoción hacia ti,

aferrándose a la fe

en plena persecución.

San Cipriano,

te pido que ores por mí,

para que jamás el sufrimiento,

las dificultades,

me impidan servir a Dios.

Amén.

Día 8

Dios mío,

te doy gracias por

darnos a San Cipriano,

ejemplo de santidad,

que mostró su fe al

aferrarse a ella hasta su muerte.

San Cipriano,

te pido que pueda practicar

mi fe con valentía y

poder aferrarme a ella,

incluso hasta el punto

de la muerte, si es necesario.

Amén.

Día 9

Dios mío,

te doy gracias por

darnos a San Cipriano,

déjanos imitar el mismo

amor que mostraste

al elegir dedicar tu vida

al servicio de la Iglesia.

San Cipriano,

haz que pueda ser

siervo de Dios y la Iglesia,

para mostrar mi fidelidad,

al igual que lo hiciste tú,

jamás me canse

de servir a Nuestro Señor.

Amén.




También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *